La salud auditiva es muy importante para oír bien y no tener ninguna molestia, como zumbido, sensación de taponamiento o producción excesiva de cerumen. Sin embargo, la mayoría de las veces, no prestamos la atención debida a este órgano tan valioso y podemos desarrollar problemas de audición.

Consejos para una buena salud auditiva

Una buena salud del oído comienza por una higiene adecuada. Pero no debemos confundir higiene con lavar en exceso esta zona, pues cuenta con un mecanismo de autolimpieza, ni usar productos no recomendados por un especialista. Los populares bastoncillos de algodón tampoco son adecuados para mantener el oído en buenas condiciones. Vamos a ver algunos consejos:

salud-auditiva

  • Limpiar el oído en días alternos: No hace falta retirar el cerumen todos los días ni tampoco hacerlo en su totalidad, ya que esta posee propiedades antifúngicas y antibacterianas y nos protege frente al agua y otros agentes externos dañinos. Con lavar la oreja por fuera y el canal auditivo (parte de dentro) cada dos o tres días es suficiente. Ahora veremos cómo hacerlo.
  • Aprovechar el momento de la ducha: El cerumen, salvo que exista algún problema, es blando, de manera que no hace falta introducir ningún objeto para retirarlo. Durante la ducha, podemos lavar la oreja y dejar que caiga agua y jabón en la parte interna. A continuación, aclaramos y secamos con cuidado, sin frotar, con una toalla limpia.
  • Usar siempre productos recomendados por un especialista: En caso de que el cerumen esté un poco más duro, podemos emplear algún producto recetado por el médico (nunca automedicarse). Los difusores de agua marina son muy útiles; con ellos introducimos el agua, dejamos actuar un par de minutos con la cabeza inclinada y, después, volvemos a la posición normal.
  • Evitar el uso de auriculares: Además, un volumen muy alto de música es perjudicial para la salud auditiva.
  • Usar protectores homologados: Si en nuestro día a día estamos expuestos a ruidos excesivos, debemos colocarnos protectores.
  • No bañarse en zonas contaminadas: Deben evitarse aguas con proliferación de bacterias.
    Por ejemplo, un río, pues en él existe una infinidad de gérmenes y contaminación de agua que no ha sido depurada ni tratada para empleo humano.
  • Si se ha formado un tapón, acudir al médico: Solo un especialista podrá retirarlo de forma correcta.
  • Acudir a revisiones con el torrinolaringólogo: Aunque no tengamos síntomas, a partir de los 50 años, por efecto de la edad, pueden aparecer muchos problemas auditivos.
  • Prestar especial atención a los bebés: Es muy importante llevar a cabo unos cuidados especiales para evitar que los más pequeños padezcan problemas como la otitis.

En definitiva, la salud auditiva es algo muy preciado que debemos cuidar. En casa, debemos seguir una higiene adecuada y, cuando acudamos al médico, indicarle cualquier molestia y seguir sus consejos.

¿Contáctanos si tienes alguna duda auditiva? ¡Ven a vernos!

Ir al contenido